Caramelo casero


Caramelo casero
Caramelo casero

Elaboración del caramelo
Elaboración del caramelo
El caramelo que tenemos previsto utilizar en nuestros flanes y repostería casera en general, siempre es preferible el que nosotros elaboremos al que pueda comprarse. Es muy fácil y solo debemos tener en cuenta un par de detalles, como que una vez que pongamos al fuego el cazo con el azúcar y el agua no debemos moverlo hasta su finalización ya que en caso de hacerlo puede formarse una costra blanca de azúcar no fundida. El caramelo es el quemado y fusión del azúcar y al removerlo parte de esa azúcar no funde formándose la costra blanca, la cual debemos procurar que no aparezca. El otro detalle importante a tener en cuenta es la elevada temperatura que alcanza el azúcar fundida por lo que hay que manipular el caramelo con sumo cuidado para que no nos salpique ninguna gota ya que estas producen quemaduras fuertes y muy dolorosas. Por último decir que una vez que está bien dorado el caramelo debemos apartarlo antes de que se ennegrezca y vertirlo rápidamente en el molde, moviendo este para caramelizar toda la superficie que va a ocupar la mezcla que posteriormente vamos a añadir. Si el caramelo se ennegrece tendría un sabor amargo no recomendable.
Con 150 gr de azúcar y un vasito de agua obtenemos una cantidad suficiente de caramelo para caramelizar cualquier molde donde vayamos a elaborar un flan, pero solo hay que cambiar esas cantidades para obtener más o menos según nuestras necesidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada